salud

Cuestión de meter el cuerpo

Después de La educación prohibida, Juan Vautista, su director, vuelve a patear el tablero con un documental sobre el sistema de salud y sus perversiones.

Por Gonzalo Villanueva

Dirigió y guionó La educación prohibida y no le fue nada mal. Ese documental circuló por infinidad de aulas y mesas de debate, generó controversias y lleva más de un millón de visualizaciones en Internet. A este artista le gusta involucrarse con los sistemas de “creencias”, como a él le gusta llamarlos, y esta vez vuelve a intentarlo. La salud bajo control es la nueva propuesta de Juan Vautista con la que pretende poner bajo la lupa prácticas naturalizadas del sistema de salud que dejan a las personas en un estado de alarmante vulnerabilidad.

¿Cómo nace La salud bajo control?

Estudiando teatro con Norman Briski, entendí que el cuerpo es el principal instrumento del actor y que no solo hay que conocerlo, sino también cuidarlo. Hace tiempo que quiero hacer un documental sobre la salud pero, como no soy médico sentía que era un atrevido si me metía en ese tema. La educación prohibida me colocó en un lugar más firme y me dio seguridad para retomar aquella idea. Y en medio del proceso de realización me dan un diagnóstico. Ese resultado me hizo entender que tenía que meter lo que me estaba pasando en el documental. O lo tomaba como un chiste de la vida o como lo mejor que me podía pasar, porque estaba evidenciando algo en primera persona. Con el resultado en mano, junté a mis amigos y empezamos a armar el equipo.

En La salud bajo control, el director (Juan) ha recibido un diagnóstico y debe enfrentarse a la realidad del sistema de salud y sus contradicciones. Transita diversas instituciones, públicas y privadas, y no recibe una propuesta de tratamiento que se ajuste a sus necesidades. Juan comienza entonces a buscar otras opciones. Poco a poco va conociendo a distintos pacientes que se encuentran en una situación similar a la suya, y descubriendo a profesionales que proveen formas alternativas de abordar un proceso de sanación.

perfil-juan-vautista
Juan Vautista es actor, profesor, cineasta y director de teatro. Es el creador del movimiento artístico Cirujismo y tiene su propia escuela de actuación. Participó del documental La educación prohibida como director artístico y guionista. Fue el primer documental argentino que se realizó a partir de donaciones por Internet y se publicó de forma gratuita. En él se hace un cuestionamiento a tradicionales paradigmas educativos desde un enfoque novedoso.

En la película se cuestionan ciertos paradigmas, ¿de qué manera?

Lo veo como un híbrido. Cuestionar para invitar a la reflexión. Es como entrar en un mecanismo filosófico. La filosofía reflexiona y crea conceptos, mientras que el documental mostraría lo que piensan otros para poder reflexionar y crear los propios. La película va a hacer preguntas todo el tiempo. A veces, lo mejor que nos puede pasar es aquello que estamos culpando, porque uno empieza a conocerse. Si estás conectado con vos mismo, estás en un estado más holístico. Cuerpo, alma, espíritu, mente, y no todo segmentado. Eso te va poniendo en un terreno más intuitivo y te permite cuestionar la enfermedad.

Y así van haciendo el documental...

Tal cual. El artista puede partir desde la intuición, lo que lo lleva a veces a lugares imprevisibles. Estamos haciendo un documental que nos va llevando a un terreno complejo. Pero lo estamos comunicando con mucha honestidad y viviéndolo en primera persona. Para eso entrevistamos a los principales referentes nacionales e internacionales que están trabajando en estos paradigmas. Los que aparecen en el trailer son los primeros pero tenemos muchas más entrevistas para hacer.

Y en ese proceso, ¿qué encontraron en la relación médico-paciente?

En realidad ese fue el detonante que me llevó a decidir hacer un documental sobre la salud. Por la manera tan deshumanizada en la que me transmitieron el diagnóstico. Me pareció casi cinematográfica. Los médicos están en un circuito tan mecanizado, cerrado y rápido, que se olvidan de que tienen a una persona enfrente. Hay excepciones, pero la mayoría de los pacientes entrevistados han pasado por situaciones similares. Hay investigaciones que sostienen que de acuerdo a cómo se transmite un diagnóstico, el cuadro puede mejorar o empeorar. De esa manera, se pone al paciente en un lugar de gran vulnerabilidad porque depositamos todo el poder en una persona que supuestamente sabe del tema.

Cómo colaborar

Se puede aportar por varios medios, pero la forma más rápida es entrar a la página, donde aparecen todas las formas de donar.
Colaborar

¿El sistema de salud vigente tiene en cuenta alternativas a la medicina tradicional?

En pocas partes del mundo las están incluyendo y no son alternativas, sino complementarias. El tema es que no son tan positivas para el negocio de la salud. Algunas son más económicas y otras te instruyen no solo para contenerte, sino para guiarte y poder revertir un diagnóstico. En la medicina tradicional vas al médico y te dan un fármaco que quizás te dañe a corto o largo plazo. En definitiva, lo que hace ese sistema es administrar nuestra salud en el tiempo. Te mantiene ignorante de tu cuerpo y tu propia biología. Los seguidores de estas nuevas perspectivas se retiran y abren sus propios consultorios. Pero lo maravilloso es que hay otros que intentan hacer cambios desde dentro del sistema.

La salud bajo control

Sinopsis: El director de la película (Juan) ha recibido un diagnóstico y debe enfrentarse a la realidad del sistema de salud que no le da respuestas ante sus inquietudes incipientes. Comienza entonces a buscar otras opciones y decide hacer una película documental acerca de su historia, de esta búsqueda y de sus resultados. El espectador lo acompañará en este recorrido, guiado por entrevistas a todo tipo de representantes de la salud, la ciencia y el arte. Ellos aportarán datos en cada una de las instancias por las que irá transitando Juan, quien también se valdrá de su propia intuición y del conocimiento de su propio organismo para decidir cuál será el camino a seguir.
Dirección y Producción: Juan Vautista
Guión: Julieta Canicoba | Juan Vautista

Has dicho que la enfermedad es un “aprendizaje”, ¿qué significa eso?

Es una opinión muy personal de acuerdo a mi proceso. Últimamente estoy sintiendo que parte del paradigma nuevo es evitar llegar a un extremo. Ir a una salud absoluta también lleva a que la persona termine explotando, mientras que aquellas que de vez en cuando se permiten insultar están más equilibradas. Lo que tendríamos que preguntarnos es por qué no inclinarnos hacia el centro. Si la enfermedad ya llegó al cuerpo es porque ya estamos llegando tarde. Porque no supimos ni ver, ni escuchar, ni percibir, ni intuir todo lo que se desordenó antes. Si empezamos a saber cómo funciona nuestra biología vamos a encontrar el manual de instrucciones del cuerpo. Con él vamos a evitar que la enfermedad llegue a semejantes extremos.

Finalmente, ¿cómo se financia el documental?

Como La educación prohibida, este trabajo lo hacemos a través de un sistema de financiación colectiva con donaciones por Internet. Eso nos permite después poder distribuirlo de manera gratuita. Cada colaborador puede convertirse en coproductor de la película. Recibirá un certificado, un agradecimiento especial y será mencionado en los créditos. Lo hacemos en principio, contándole a las personas sobre el proyecto a través de la página web, el canal de Youtube y la funpage de Facebook donde mostramos lo que vamos haciendo.

Estamos en un 40 por ciento del documental y falta mucho. La parte más costosa es la postproducción que se va a realizar a partir de marzo. Cualquier persona que se sienta en sintonía con nosotros puede ayudarnos con lo que pueda porque toda donación para nosotros es inmensa.

Deja un comentario