Herido barrio, obra de teatro independiente de Matemurga

Herido barrio: arte que transforma

Sesenta vecinos de Villa Crespo narran una historia sobre la memoria y la pertenencia, en un espectáculo al aire libre, a la gorra y para “autoimaginarse”.

Libre, a la gorra y en la puerta. Así será el estreno de Herido barrio, el nuevo espectáculo del grupo de teatro comunitario Matemurga, que se presenta este sábado 19, en La Matería de Villa Crespo.

La propuesta, declarada de interés cultural por la Legislatura porteña, incluye a sesenta vecinos actores en escena; las funciones girarán por otros espacios y barrios –cuyas fechas se irán anunciando–, pero la modalidad se mantendrá, y no es casual. “El arte es un fenomenal ensanchador del horizonte de lo posible. El mundo circundante, y mucho más en estos días, tiende a decirnos, explícita o implícitamente, que todo lo deciden otros en otra parte y que a uno, a nosotros, solo nos queda movernos dentro del margen de lo dado, de lo que el poder real decide que sea nuestro destino –explica Edith Scher, su directora y dramaturga–. El teatro comunitario, en tanto considera que el arte es un derecho, genera la posibilidad de que la comunidad se ‘autoimagine’, porque hay en él un marco que habilita el juego, la confianza, la necesidad de los demás para que el crecimiento personal se produzca, y la claridad de que, sin la presencia y contundencia de lo colectivo, nada de esto sucederá. Todos necesitamos de todos. Una propuesta artística de estas características es muy atractiva y muy necesaria. Despierta del letargo, de la mansedumbre. Los vecinos actores que se acercan así lo perciben. Cada vez somos más”.

Herido barrio habla sobre la memoria, y sobre todo lo que se nos despierta, y nos duele, cuando nos topamos cara a cara con lo que fuimos y lo que nos pasó. Pero la herida no es solo por las derrotas, sino por la convicción –que se nos refresca al ver el pasado– de que pudo y puede ser de otra manera.

El teatro comunitario se filtra por las ranuras de lo que parece inmóvil. Por esa razón, porque transforma, aunque no sea partidario, tiene carácter político

Para Scher, contar esta historia a través del teatro comunitario –que nació de las improvisaciones de Matemurga–, y en este contexto político y social en particular, tiene un valor propio. “El teatro comunitario es un espacio que genera una profunda sensación de pertenencia, de construcción, de celebración de la vida, un ritual colectivo que resemantiza la memoria y la identidad del barrio y, por extensión, del país. En momentos de calma crece paso a paso, construye con menos urgencia, pero avanza. En momentos de crisis, se vuelve imprescindible, ya que es un gran generador de sueños, que insiste tozudamente en ellos. En un escenario de resistencia política es deseable que persista y se aferre a la creencia de que la comunidad tiene derecho al arte y de que ese arte debe tender a ser cada vez mejor, porque la práctica artística tiene condiciones específicas que la vuelven altamente transformadora”.

De todos, para todos


Estreno: 19 de marzo a las 20 (si llueve, se pasa al domingo 20 a la misma hora).
Lugar: en la puerta de La Matería, Tres Arroyos 555, Villa Crespo (CABA)
Entrada: libre y a la gorra.
Próxima función: 23 de abril. Escuela N° 17 DE 2 Presidente Uriburu (Av. Ángel Gallardo 246, Caballito). En breve se confirmará horario y se anunciarán nuevas fechas.

Pagina Web

Facebook

Twitter

Matemurga nació en agosto de 2002 y va, con este, por su tercer espectáculo. Pero el teatro comunitario, hecho por vecinos para vecinos, es más antiguo. Nace en la Argentina en julio de 1983, con la aparición del Grupo Catalinas Sur, y es hoy, con cincuenta grupos en todo el país, una práctica que piensa el arte como motor de transformación social.

Lo interesante es que en lo chiquito, en la vida individual de los participantes, también se transforma algo. “Este teatro genera relaciones de necesidad mutua, de compañerismo, de solidaridad. La misma creación fomenta esa certeza: todos somos necesarios para que el hecho artístico se produzca”, afirma Scher.

Y agrega: “No decimos lo mismo juntos que solos. El teatro comunitario se filtra por las ranuras de lo que parece inmóvil. Por esa razón, porque transforma, aunque no sea partidario, tiene carácter político”.

Deja un comentario