Observando precios

A falta de oficiales… estadísticas populares

El Observatorio de Precios surgió como una iniciativa ciudadana frente a la emergencia estadística decretada por el gobierno de Cambiemos.


El Observatorio de Precios surgió como una respuesta de los ciudadanos de a pie al decreto de “emergencia administrativa” macrista, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2016. La preocupación por la falta de índices y estadísticas y el abandono del Estado de esta obligación básica impulsaron a este equipo de relevamiento y observación activa de precios de productos de la canasta básica a armar un índice de precios populares, que permite reconstruir un panorama real de precios y así llevar a cabo acciones colectivas de protección.

Esta iniciativa, de alcance federal, consiste en relevar por grupos divididos en territorios los precios de una canasta de alimentos, bebidas, productos de limpieza y de tocador. Cualquier ciudadano con voluntad de colaborar puede acercarse y ofrecer una zona y una categoría de insumos y lugares a relevar de acuerdo con su disponibilidad física y temporal.

Guarda la tosca

Si estás relevando precios y entrás a un local donde un empleado o un custodio te intimida por lo que estás haciendo, es importante que tengas en cuenta algunos consejos:

  • No vayas solo. Tratá de que, al menos, sean dos.
  • No tomes fotos de los productos ni de los precios.
  • No expongas la planilla de relevamiento.
  • Llevá una libretita, tipo almacenero, y usala como si estuvieras controlando tu lista.
  • Usá la aplicación de audio del celular y grabá los precios en mensaje de voz.
  • Otra opción es que trabajes con un compañero: le podés pasar por teléfono los precios mientras estás en el supermercado y él completa la planilla.
  • Tratá de ir en diferentes días y horarios con una lista de no más de diez productos. Así podés hacer la medición por partes.

En caso de que algún empleado o custodio te intimide o intente agredirte:

  • Buscá un testigo de la escena.
  • Registrá de algún modo la agresión (filmar, grabar, etc.).
  • Hacé la denuncia policial.
  • Buscá un abogado. Podés iniciar acciones legales al supermercado por daños y perjuicios.

Es importante que sepas que no es ilegal anotar precios en un supermercado. Si te echan porque “se reservan el derecho de admisión y permanencia” (Ley No 26.370) es válido siempre que sean condiciones objetivas, no discriminatorias o arbitrarias. Solamente se puede impedir la permanencia de personas que manifiesten actitudes violentas, porten armas o tengan evidentes síntomas de haber consumido sustancias alucinógenas o estupefacientes.
No tengas miedo; la ley te avala. Y defender nuestros derechos es un compromiso de todos los días.

Los organizadores del espacio, en el que participan economistas, contadores y expertos en administración, ofrecen distintas capacitaciones de manera presencial o virtual y coordinan las acciones de los distintos grupos, que se despliegan por las ciudades aproximadamente cada 15 días para tomar nota de las modificaciones que van sufriendo los precios de algunos productos, a fin de que la información sea confiable y solvente. Estas capacitaciones aportan herramientas metodológicas –de estadística, matemáticas y encuestas– para el relevamiento, pero también funcionan como espacios de debate para discutir cuestiones más conceptuales, por ejemplo, de qué hablamos cuando hablamos de precio justo, quiénes son los formadores de precios, cómo funcionan las cadenas de producción y distribución de los alimentos y de qué modo puede impactar sobre el precio de un producto la decisión de dejar de comprarlo.

El testimonio de Violeta, integrante del grupo de relevadores, es elocuente al respecto: “Fue muy rápido, media hora en dos mañanas cada 15 días además de un par de horas de capacitación. Y me sentí muy útil. Estoy haciendo algo concreto para el momento que estamos viviendo. Estoy muy contenta de participar de un grupo de ciudadanos comunes haciendo algo por nosotros mismos, colectivamente”.

Las grandes protagonistas de la temporada son las cooperativas de compra, iniciativas que permiten el contacto directo entre productor y consumidor y ayudan a sostener, en la medida en que se pueda, el poder adquisitivo de la gente, ya que no introducen a los precios las ganancias de los intermediarios.

Más allá de la búsqueda de información y del rol de responsabilidad ciudadana que asumen estos hombres y mujeres, es importante rescatar el valor del trabajo cooperativo y el inevitable sentido de pertenencia que generan los proyectos compartidos. Esta expresión de empoderamiento ciudadano implica pasar de una observación pasiva e individual a un compromiso activo y colectivo, lo que da cuenta de la responsabilidad que tenemos para con los demás.

Eva, otra integrante del espacio, expresa que “uno de los grandes desafíos de esta etapa es reflexionar acerca del funcionamiento de la economía como un hecho social que hacemos las personas, frente a un discurso hegemónico que se repite constantemente en los medios de comunicación y propone a la economía como una ciencia natural, con consecuencias inevitables”.

De estar atentos y ayudarnos entre todos. Finalmente, de eso se trata esta historia.

Deja un comentario