Charla en Instituto Patria. Posibilidades de un Juicio Politico a Mauricio Macri.

“Un acto de infame traición a la Patria”

Vanoli y Barcesat, el pedido de juicio político para Macri y por qué el acuerdo con los buitres pone en riesgo nuestros recursos naturales.

Redacción La Hilacha.

Ante un auditorio repleto, el jueves 19 se inauguró el ciclo "Ciudadanía, Libertad e Igualdad en el Bicentenario de la Primera Independencia" en el recién estrenado Instituto Patria. La primera conferencia, "Deuda externa y endeudamiento: de la Baring Brothers a los Buitres", tuvo como protagonistas a Alejandro Vanoli, ex titular del Banco Central, y al abogado constitucionalista Eduardo Barcesat. Dos perfiles bien distintos para prevenir sobre un mismo tema: los peligros del endeudamiento público.

Vanoli eligió el camino de la comparación histórica y describió al gobierno de Mauricio Macri como “el tercer ciclo neoliberal en el país, continuidad del primero en la dictadura militar y el segundo en los 90, cuyo aspecto común es el endeudamiento, la subordinación a la hegemonía de los países centrales, la desregulación financiera y comercial, y el ajuste con baja de salarios”. Luego alertó sobre la impunidad que pretende el gobierno de la Alianza Cambiemos al “desvirtuar a todos los organismos que tenían que investigar actividades financieras ilícitas”. Claro, corto y contundente: si no se logra articular una oposición frentista, habrá Macri para rato.

Barcesat, en representación del Instituto Sampay, tampoco se quedó atrás y explicó las iniciativas institucionales por las que se demandó al Presidente de la Nación por el delito de infame traición a la Patria.

En primer lugar, Barcesat se remitió al decreto 228/16 de Emergencia en Seguridad Pública que se publicó en enero "con el objeto de revertir la situación de peligro colectivo creada por el delito complejo y el crimen organizado". Según el abogado, este tipo de decisiones de materia y procedimiento son de exclusiva facultad del Congreso de la Nación, es decir el Poder Ejecutivo no puede tomar decisiones en ese ámbito.

Charla Instituto Patria 2

Sin embargo, y en un claro atropello a las formas republicanas, Macri firmó un decreto que implica una “imposición de la pena de muerte subrepticia”, sobre todo a partir de la Ley Derribo. Interesante es rastrear en esos días el caso del hundimiento del pesquero chino que pasó sin pena ni gloria por las páginas de los matutinos y, de esa manera, ocultó la gravedad de un hecho que no sólo puso en riesgo la soberanía de la costa argentina sino que tensó las relaciones con uno de los principales socios comerciales de nuestro país.
La figura penal abierta -“todo aquel que se considere peligroso para la seguridad pública”- y la militarización de la represión son, a juzgar por Barcesat, una “grosera violación institucional que quiebra la supremacía de la Constitución Nacional” y que debe ser llevada a juicio bajo la figura de traición.

La segunda señal de alarma fue el pago a los fondos que habían quedado afuera de la reestructuración de deuda de 2005 y 2010. En primer lugar, el constitucionalista advirtió sobre la condición “vinculante” de este tipo de acuerdos. Es decir, si arregla más del 66% de los acreedores, el resto debe ajustarse a la norma. Eso es lo que reconoce el derecho uniforme de todas las naciones. Sin embargo, un porcentaje mínimo (7%) que apeló la normativa de la reestructuración encontró en Thomas Griesa a un juez complaciente que dio lugar a la cláusula pari passu, que establece la igualdad de condiciones para todos los acreedores, con las consecuencias por todos conocidas.

En segundo lugar y dados estos antecedentes, si los acreedores que entraron en la negociación inicial (93%) piden ser tratados bajo iguales condiciones que los buitres, las cifras que se manejan son alarmantes: la deuda puede ascender a 500.000 millones de dólares, es decir, hipotecar a la Argentina por años.

En definitiva, la principal problemática es que ese nivel de endeudamiento implica la entrega irrestricta de nuestros recursos naturales que “no son de los Estados ni de los gobiernos, sino de los pueblos” finalizó Barcesat.

En estos términos, el endeudamiento público abre un panorama político a mediano y largo plazo que, al menos, resulta muy preocupante para los intereses nacionales.

Conferencia completa

Fotos Instituto Patria.

Deja un comentario