Diez años y el silencio de hace cuarenta

Nora Cortiñas reflexiona sobre la situación de los derechos humanos, a 40 años de la Noche de los Lápices y a 10 de la segunda desaparición de Julio López.

Por Violeta Bentancor

En plena dictadura cívico-militar, el 16 de septiembre de 1976 diez jóvenes militantes de agrupaciones juveniles políticas y de la Unión de Estudiantes Secundarios fueron secuestrados en la ciudad de La Plata y trasladados a distintos centros clandestinos de detención. Cuarenta años después, seis de ellos se encuentran desaparecidos.

Un mes después, Jorge Julio López fue secuestrado, su primera desaparición hace 40 años. En aquella oportunidad ese hombre, albañil, militante peronista, estuvo detenido hasta mediados de 1979 en el Pozo de Arana y en las comisarías 8a y 5a, tres de los 29 centros clandestinos que conformaron el Circuito Camps en La Plata.

El 18 de septiembre de 2006, ese mismo hombre desaparece, por segunda vez, en el barrio platense de Los Hornos. López ese día presenciaría los alegatos del juicio a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, donde figuraba como imputado el represor Miguel Etchecolatz por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar. Horas después el genocida fue condenado a cadena perpetua, en gran parte gracias a los dichos del “Viejo”, como le decían sus compañeros.

En los espacios de derechos humanos, plantean que López en estos 40 años desapareció cuatro veces: en la dictadura, en democracia, en la justicia y en los medios. El nuevamente desaparecido hace 10 años era un hombre que asumió como propia la consigna de memoria, verdad y justicia.


Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, asegura que ambas fechas son “muy significativas”, los 40 años de la Noche de los Lápices y los 10 años de López; y “viendo el panorama día por día, debemos decir que tenemos un retroceso en las respuestas a las violaciones a los derechos humanos”.

“Cuando fue lo de López, recuerdo las expresiones de funcionarios de gobierno diciendo muy irónicamente por televisión ‘que no había que preocuparse por López porque se habría ido a tomar mate con una tía’. El gobierno no se movió, no hizo nada; sabiendo que el imputado era Etchecolatz, y que él era el que dirigía la policía en ese momento. Lo que tenemos que tener claro es que no se hizo nada por López”, enfatizó Cortiñas en diálogo con La Hilacha.

Respecto de la decisión del gobierno macrista de presentarse como querellante en la causa, la referente de Madres de Plaza de Mayo indicó: “Este gobierno está sacando y cerrando todos los espacios que defienden la memoria, la verdad y la justicia; resulta muy significativo”.

“Vamos a tener que estar mucho en la calle, salir a reafirmar nuestros derechos de tantos años que tuvimos logros. El mayor son los juicios con testigos de lujo que no se olvidaron de sus compañeros y compañeras aterrados en el infierno; abogados y abogadas excelentes, y jueces, juezas, fiscales y fiscalas que dan día por día el testimonio de que quieren hacer justicia”, destacó.

“Estaremos muchos en las calles y recordaremos a los estudiantes, recordaremos a López, recordaremos a Silvia Suppo, recordaremos a los 30.000; y estaremos atentos de cómo vamos a seguir la lucha día a día.”

foto-norita

Deja un comentario