La cultura barrial resiste

Tras meses de lucha y aguante, Corralón de Floresta tiene orden de desalojo. Su ausencia dejará sin espacio físico a más de 20 talleres.

Por Leticia Serrano

El Corralón de Floresta es un espacio recuperado por los vecinos de la Comuna 10 donde se dictan más de veinte talleres educativos y culturales desde 2005. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ya emitió una orden de desalojo porque considera que el galpón no se encuentra en condiciones para realizar esa actividad debido a su infraestructura deficiente. Si bien prometieron restaurar el lugar y volver a otorgar el espacio a las 15 organizaciones culturales que manejan este proyecto, en el pasado hubo promesas similares jamás cumplidas, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aparece por televisión anunciando lo contrario.

“Este año empezaron a llegar cartas informando que el lugar no está habilitado para actividades recreativas. Se empezaron a meter los del gobierno, nosotros presentamos un amparo y nos dieron unos días más –explica Melina Vieites, encargada del taller Huerteca, que combina actividades de cultivo y talleres literarios–. Después vino una precautelar y a partir de ahí nos llegó la orden de desalojo para mañana. Ellos dicen que en las placas del techo donde hacemos el taller de tela y circo hay restos de neodimio –metal que se utiliza para colorear–. Vinieron un día, se llevaron un pedazo del tinglado y nos corrieron con esa”.

–¿Qué van hacer con los materiales para realizar los talleres mientras tanto?

Ahora tenemos que desarmar la biblioteca, la huerta y todo lo que construimos durante estos años. Porque si mañana vienen y nos tenemos que ir todo ese material se pierde. Podríamos donar los libros pero tenemos la esperanza de que esto se solucione.

Nosotros brindamos muchos talleres a la comunidad, la mayoría de mis compañeros son docentes. Recibimos jardines de infantes, colegios primarios y secundarios, les enseñamos a trabajar la tierra, damos charlas con respecto a la violencia, talleres literarios. Muchas cosas que son súper importantes para nosotros y ellos.

–¿Qué garantías les dio el gobierno porteño de la devolución del espacio para los talleres?

Ninguna. Larreta salió en el programa de Mirtha Legrand diciendo que nuestro lugar se iba a usar para instalar a los manteros que sacaron de la calle Avellaneda. Es muy obvio que no nos van a devolver el espacio que nosotros recuperamos.

En la plaza del barrio pasó lo mismo. Es la plaza El Banderín. Construyeron un anfiteatro en el lugar donde los chicos de Mala Yunta ensayaban y daban clases. Mala Yunta es la murga del barrio, tiene 30 años trabajando en esto. Prometieron hacer mejoras en el lugar y volver a convocarlos pero eso nunca pasó.

Los integrantes del Corralón de Floresta estarán de acampe y vigilia esta noche y mañana como muestra de resistencia pacífica al cierre. Habrá bandas invitadas, olla popular, y el micrófono estará abierto a todas aquellas personas que quieran mostrar su arte.

También se regalarán los plantines de la huerta como símbolo de lo que no puede morir, de lo que continúa con vida a pesar de estos malos tiempos.

El Corralón de Floresta en YouTube

Deja un comentario