¡No compres pescado podrido!

Diez tips para no quedar como un gil en las redes sociales. Consejos para distinguir información confiable de otras yerbas.

A estas alturas –a doce años de la creación de Facebook, diez de Twitter y más de 25 de la web- hay algunas ingenuidades que seguramente ya has abandonado. No tenemos que avisarte que nadie va a donar un centavo por cada vez que compartas la fotito de ese niño con tres orejas, ni van a cobrarte por el uso de las redes sociales, de buenas a primeras, atentando contra su propio negocio.

Sin embargo, hasta los más avezados caemos todavía en errores dignos de quinceañeras informáticas. ¿Cómo evitarlos? Aquí, algunos consejos:

1. Si leés una noticia que te indigna o te entusiasma, contá hasta 45 antes de darle "compartir". Aprovechá bien el tiempo del conteo y emplealo en chequearla con otras fuentes (o en Google, al menos). Si ningún medio que consideres confiable (nos referimos a esos que están producidos por periodistas que sí chequean) se hace eco, buscá en la fuente directa, como el Boletín Oficial si se tratase de un decreto. Si ahí tampoco está, evitá difundirla hasta que puedas corroborar su veracidad por alguna vía.

2. No te quedes con el título, leé hasta el final. Los títulos generalmente no son escritos por la misma persona que redacta la nota y pueden no representar su contenido. Muchos están pensados solo para causar impacto y dentro del texto hay una gilada.

3. Una imagen vale menos que mil palabras. Una foto que quizá te parezca gran evidencia de algo puede: a) ser una publicidad, b) haber sido alterada con Photoshop, c) la foto de otro hecho, lugar o momento, d) estar sacada de contexto, es decir que es verdadera, pero la información que la acompaña es falsa. Ojo al piojo.

4. Incluso si la noticia que te morís de ganas de compartir es de una fuente confiable, chequeá en qué fecha fue publicada. Si no prestás atención a ese detallito te vas a encontrar festejando (de vuelta) el gol de Caniggia a Brasil. Si el sitio no muestra la fecha de publicación, fijate si hay alguna pista en el texto.

5. Si encontrás una foto o imagen en las redes sociales sin una explicación o una dirección web que indique de dónde salió, estás manipulando material poco confiable. Ante la duda, abstenete de difundirla.

6. A menudo leemos opiniones en las redes que despiertan nuestras ganas de discutir y nadie te desalienta a hacerlo. Solo queremos advertirte sobre este aspecto: vos podés pensar lo que quieras, pero suponer que vas a convencer a tu adversario ideológico desacreditándolo no solo vuelve la discusión poco viable, sino que te hace parecer medio esquizofrénico al debatir con gente que no creés a la altura. Si suponés que el otro no te va a entender, evitá responderle y ahorrá en ansiolíticos.

7. Cada red social tiene su estilo y si no lo respetás vas a quedar en offside. Si querés compartir un estado de sesenta líneas, aunque Facebook te lo permite es recomendable armar un blog o una nota. Twitter te limita a 140 caracteres, así que pensalo bien antes de partir una rabieta en veinte tuits diferentes: ¡nadie te va a entender! Whatsapp es más tolerante con esas cosas pero, si te abusás, preparate para que la gente se escape de todos los grupos que armes.

8. Si el motivo de tu publicación es la política, procurá no inaugurar la discusión con cuestiones banales y de forma, como el vestidito de una o las dotes para el baile del otro… No es serio.

9. Si compartís un estado de otro en Facebook, asegurate de que esté accesible para el "Público" o para "Amigos de amigos". Si no lo está, copialo y pegalo en tu muro (citando a tu amigo o no, vos sabrás) pero no lo compartas, o tus contactos solo verán un cartel descorazonador que advierte que el archivo en cuestión no está disponible. Lo mismo sucede con los retuits de cuentas que tienen el candadito de “cuenta protegida”.

10. Por último, tené en cuenta que en las redes sociales hay expertos en generar material falso. A veces, lo hacen para que quien lo difunda quede desacreditado. Otras, para diseminar confusión y apartar la discusión de los temas importantes. Así que (en una versión libre de Majul) te aconsejamos: “No creas todo lo que ves en las redes sociales”.

1 comment

  1. Alejandro Andres Melincoff 31 agosto, 2016 at 16:49 Responder

    Para mi es muy importante conocer estos concepto para darse cuenta , uno de que las redes sociales por el momento son gratis ya que todos pueden publicar sus opiniones o fotos, totalmente liberal ,pero siempre respetando las normas que rigen en este blog .

Deja un comentario