Vinieron por el agua

En El Bolsón, un magnate inglés construye una represa privada en un río público. Es amigo del Presidente y enemigo de los pobladores.

Por Gladys Stagno – Informe: Violeta Moraga

Hay un Lago Escondido, que queda a unos 50 kilómetros al norte de El Bolsón, Río Negro, y tiene unos 10 kilómetros de largo. Hay un millonario británico, Joe Lewis, que desde 1996 tiene las tierras que lo rodean y una mansión de 8 millones de dólares a sus orillas. El millonario tiene un amigo, el presidente Mauricio Macri, que se alojó en esa mansión para pasar Semana Santa. Y tiene un proyecto: terminar una usina eléctrica sobre el río (público) que desagota en el lago (público) y venderle la electricidad a El Bolsón. El cuento sigue, pero no tiene final feliz.

El nudo

El viernes 8 de julio, en vísperas del Bicentenario patrio, más de 600 manifestantes y alrededor de 30 organizaciones –sociales, sindicales, políticas–, universitarios, ambientalistas y vecinos en general asistieron a una movilización convocada en el camino de ingreso al Lago Escondido, en el paraje Tacuifí. En ese lugar, diversos fallos judiciales –entre ellos, del Superior Tribunal de Justicia (STJ) provincial– exigieron al estanciero que abriese y señalizase un camino para el acceso público, que aún no construye ni planea construir. En mayo, cuando integrantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular de San Martín de los Andes, Bariloche y El Bolsón intentaron ingresar al lago por allí, el personal de seguridad de la estancia se los impidió.

Pero volvamos a la usina. En abril, la empresa creada por Lewis para este proyecto, Patagonia Energía, inició el cableado subterráneo que va de la represa al El Bolsón, unos 12 kilómetros. La central brindaría toda la energía que necesita la localidad, pero a un precio mucho mayor al que hoy paga la ciudad de 35 mil habitantes. Según consignaba el diario Clarín, ese mes, “como el proyecto de Lewis se servirá de un flujo de agua, podrá recibir alrededor de $ 2000 por megavatio hora, mientras que en la actualidad el precio del megavatio hora –alimentado por gasoil– ronda los $ 560”. Estimativamente, El Bolsón demanda un promedio de 7,5 mv a lo largo del año, con picos de 9 mv en invierno.

Para todo esto, el magnate, además de la venia presidencial, tiene el aval del intendente Bruno Pogliano y del gobernador Alberto Weretilneck, quien asumió en el cargo tras la muerte violenta de Carlos Soria y fue reelecto el año pasado. Ambos solían ser kirchneristas, pero actualmente pertenecen al partido Juntos Somos Río Negro, que se enfrentó al FPV en las elecciones de 2015 y hoy teje alianzas con la UCR.

También avala a Lewis el Decreto 820/2016 de Mauricio Macri, que modificó a fines de junio la reglamentación de la llamada Ley de Tierras para facilitar la compra de campos argentinos por parte de extranjeros, decreto a la medida del estanciero. Dicho decreto recogió fuertes críticas de la senadora rionegrina Magdalena Odarda, de la Coalición Cívica ARI y mujer de Elisa Carrió en la Cámara Alta. “El Bicentenario no puede traernos el cercenamiento de nuestra soberanía”, sostuvo hace unos días. Odarda también había criticado el viaje presidencial de marzo a la mansión de Lago Escondido, en el helicóptero del inglés.

¿El desenlace?

Los manifestantes que se reunieron en el camino Tacuifí reclamaron al Estado la expropiación y estatización de la usina eléctrica en Río Escondido.

También exigieron el cumplimiento de la sentencia del STJ que ordena la utilización plena del camino de Tacuifí para que cualquier vecino pueda acceder libremente al Lago, y una ley provincial de tierras que impida la propiedad extranjera.

Además, alertaron sobre el aeropuerto que Lewis tiene en la localidad de Sierra Grande, apto para aviones de gran porte, y pidieron que no sea habilitado. Raúl Rajneri, referente de la Corriente Clasista y Combativa y del Partido del Trabajo y del Pueblo, señaló: “Vemos con preocupación los acuerdos de Macri con potencias extranjeras porque vienen a rapiñar a nuestro país”. Y sostuvo que hay otro aeropuerto del magnate en El Bolsón “a dos horas de las Islas Malvinas”, que configuran un “enclave” con el que “nos están ocupando la Patagonia”.

El avance de Lewis en nuestra provincia, unido al reciente decreto presidencial que elimina las restricciones para la compra de tierras por extranjeros, pone en grave riesgo nuestra soberanía paradójicamente al cumplirse 200 años de nuestra independencia”, advirtió, por su parte, Rodolfo Aguiar, secretario general de la CTA Autónoma de Río Negro.

Y finalizó: “De acá nos vamos con optimismo porque esta no va a ser la única acción”.

Foto: Eugenia Gartner.

Deja un comentario